Contacto

Seguridad para conducir bajo la lluvia

La lluvia hace que las calles se vuelvan más resbalosas, al punto de que la tracción de las llantas se puede reducirse a la mitad o totalmente como en los casos del hidroplano.

  • Disminuye la velocidad: La mejor manera de evitar incidentes y accidentes en condiciones lluviosas es reducir la velocidad por lo menos a la mitad del límite.
  • Conserva la visibilidad: Evita el empañamiento de los vidrios abriendo ligeramente las ventanas o encendiendo el aire acondicionado. Verifica el labrado de las llantas: Revisar el estado de las llantas y sus testigos de desgaste; mínimo 1,6 mm de profundidad en el labrado.
  • Frena moderadamente: Frena suavemente pues la distancia de frenado aumenta. Cuando el pavimento se encuentra mojado la distancia de frenado es más larga; según el estado del pavimento puede llegar a ser el doble que sobre la calzada seca.
  • Luces prendidas: Enciende siempre las luces del vehículo y no las estacionarias. Aumenta la distancia de seguridad: Frenar en una carretera mojada te llevará aproximadamente el triple de tiempo que frenar en una carretera seca.
  • Maniobrabilidad: Conducir en piso mojado requiere una mayor destreza y concentración, por lo tanto, los movimientos deben ser suaves y planeados.
  • Concentración y calma: Las condiciones difíciles de la vía pueden estresar al conductor y hacer que se equivoque. Por tal motivo, mantén un estado de calma mayor de la acostumbrada.
  • Hidroplano acuaplanning: Evita pasar por charcos porque pueden ocultar irregularidades del camino y con ello, dañar los sistemas de suspensión o dirección del vehículo.
  • Autocuidado: Preferiblemente ten una actitud y comportamiento seguro porque, ante la lluvia muy fuerte, lo mejor es detenerse en un lugar seguro, mientras aminora el aguacero.